Mi montaña

Esta ciudad que ya no es mía

me implora que me quede,

que pise sus calles con poesía,

que desnude sus secretos.

 

Esta ciudad que ya no es mía

sabe que la engaño pero no le importa.

Sabe que sueño la montaña

mientras ella duerme.

 

Esta ciudad que ya no es mía

quiere que me resuma en ella;

no ve que lo único que anhelo

es olvidar los edificios en altura.

 

89684bf060b902361c25a2c44f4c1989
John William Waterhouse, The flower picker, 1895.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s